LEMA ANUAL

El lema de este año está enmarcado en el trienio preparatorio del BICENTENARIO del nacimiento de la Congregación de los Hermanos de la Instrucción Cristiana (Menesianos). La invitación que queremos profundizar durante este año es la LLAMADA al seguimiento de Jesús.

La llamada siempre es iniciativa de Dios. Él nos primerea en el amor. Nosotros podemos secundarlo, si queremos, viviendo el discipulado. Por ello, toda dinámica vocacional implica llamada y respuesta. No hay llamada sin respuesta, ni respuesta sin llamada. El llamado de Dios se da en la realidad. Dios no llama fuera de ella. Es Dios quien en la realidad nos provoca y nos convoca. Pero ello supone que vivamos conectados. Conectados con nosotros mismos, conectados con los otros, conectados con la realidad y conectados con Dios. Quien vive conectado puede dar cuenta de las mociones internas que la realidad le provoca.

Salir es la respuesta que brota de aquel que se siente provocado a responder. Salir es un síntoma de salud vital en la persona. Quien vive en salida, no se estanca, no se anquilosa, se encuentra con otros y en ellos con el Otro.